Entrevista
“El viajar es descubrir al otro”
Mar, 15/11/2016 - 10:46

El geógrafo Pablo Sigismondi presentó el libro “Mujeres” coescrito con María Teresa Andruetto. Además brindó una conferencia sobre sus experiencias de viajero “por el mundo”. De estas vivencias y, como documentalista fotográfico, surgió la idea de este libro que sorprende y abre interrogantes sobre las diferentes culturas.
 
Los Institutos Académicos Pedagógicos de Ciencias Sociales y de Ciencias Básicas y Aplicadas coorganizaron la charla “Cultura viajera y algo más que viajar: nuestro planeta, nuestra casa” que se realizó en el Campus de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) y en la que  Sigismondi pudo presentar el libro “Mujeres” y responder a algunas preguntas.
 
P: ¿La idea de publicar el libro llega una vez que has hecho ya todas las fotografías o ibas con la predisposición de retratar a las mujeres con esta finalidad? ¿Cuál es el objetivo de la publicación?
R: En realidad, el libro surgió como consecuencia de las fotos, que muchas veces son fotos de viajes anteriores. En los últimos viajes, ya teniendo presente este proyecto de libro que me propone la editorial Raíz de dos, hago algunas fotos exclusivamente para el libro “Mujeres” pero, en general, fue un producto gestado a lo largo del tiempo y que surgió de una forma espontánea a partir de una propuesta de la editorial.
 
P: En el libro se muestras fotografías de mujeres en culturas diferentes de todo el mundo. ¿Cuáles te han sorprendido más?
R: Cada cultura tiene una disposición hacia la mujer distinta. Me sorprendió mucho en el mundo islámico, en Pakistán, una zona conocida como Kafiristán, o “La Tierra de los Infieles”, también llamada Nuristán del lado afgano donde se practica el matriarcado, es decir, donde las mujeres son las que organizan la sociedad, las que eligen el marido, las que pueden repudiar el matrimonio. Eso es una particularidad, un lunar étnico muy pequeño dentro de un océano musulmán. Me sorprendió mucho este sitio.
 
P: En el documental “La sal de la Tierra”, Sebastião Salgado muestra como viajar por todos los rincones del mundo va haciendo que, poco a poco, uno pierda la fe en el ser humano. ¿Cree que es algo que le pasa a alguien que ve tanto mundo, tanta guerra, tanta pobreza; o es la visión particular de cada uno?
R: Mientras más se viaja más se entiende que hay un mundo muy desigual, muy desequilibrado; no en cuanto a los recursos, sino en la distribución de los recursos. Sabemos que cada vez más, la riqueza se concentra en menos manos. Esto trae tensiones, trae guerras, movimientos migratorios, sin embargo, el optimismo es lo primordial en la tarea del viaje. Hay una frase que me gusta referir: “cuando uno es más consciente de la oscuridad del mundo, más alcanza la iluminación sobre el mundo”. La capacidad de conocer la problemática del mundo nos debe hacer reflexionar y trabajar para solucionarla o para achicar de alguna manera los problemas. Pero de ninguna manera escondiendo la cabeza bajo tierra van a solucionarse esos desencuentros. Soy muy optimista, en el sentido que vivimos en un mundo cada vez más intercomunicado, donde existe la posibilidad, (más que antes), de conocer lo que está sucediendo.
 
P: ¿Qué recomendación haría a los jóvenes que quieren salir a recorrer el mundo? ¿Por dónde empezar?
R: El viajar es descubrir al otro. El destino del viaje no es solamente un destino geográfico o físico, sino encontrarnos con nuestros semejantes, con nuestros hermanos. Por lo tanto, el destino en sí, desde el punto de vista geográfico tal vez no sea lo más importante, sino cómo va uno predispuesto a encontrar a ese hermano, a ese otro, que es el que realmente hay que buscar en el viaje. Pero diría que todos los destinos son interesantes, por distintas causas, ya sea porque están en nuestras antípodas desde el punto de vista cultural o porque también están en una cultura semejante a la nuestra. Porque también el conocer, el viajar, nos permite comparar, y eso nos hace saber mejor dónde estamos ubicados. Como dice Julio Cortázar: “en realidad el que viaja descubre cuando vuelve a su lugar que conoce mejor el tamaño de su propia jaula”.
 
P: Después de tantos años, ¿qué es lo que te motiva seguir viajando?
R: Me motiva seguir encontrando historias, encontrando personas, encontrando alegrías y vidas en esa cara del mundo que no vemos.
 
Escribe: Lucas Calabria Leal.
Pasante de la Lic. en Comunicación Social UNVM - Estudiante de intercambio de la Universidad de Valencia, España.


Compartí esta publicación