Entrevista
Carlos Vilas: “La universidad le abre la cabeza a la gente”
Lun, 17/04/2017 - 13:02

El reconocido académico, investigador y escritor dictó clases en el curso de posgrado en Políticas Públicas organizado por el Instituto de Ciencias Sociales de la UNVM. Aseguró que “sectores del alto poder financiero son los que están orientando la acción de gobierno”.
 
El doctor Carlos María Vilas dictó clases en la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), en el marco del curso de posgrado en Políticas Públicas organizado por el Instituto Académico Pedagógico de Ciencias Sociales. En diálogo con la Secretaría de Comunicación Institucional realizó un recorrido por las acciones de gobierno en la actualidad y el rol de las universidades en este contexto.
 
Cabe estacar que su carrera académica y profesional se extiende a lo largo de casi cincuenta años en universidades de distintos países y sus investigaciones cubren un amplio campo en teoría y sociología del Estado. 
 
- El título del posgrado es Política y Políticas Públicas, ¿cuáles son las relaciones que puede plantear?
- Las políticas públicas son acciones de gobierno encaminadas a resolver la agenda de temas que impulsan los fines a los que se dirige esa acción de gobierno. Toda acción de gobierno tiene fines y éstos se logran a través de otras acciones de promoción, de distribución, de recaudación y asignación de recursos que son denominadas políticas públicas. Es decir, las políticas públicas son acciones dirigidas al logro de los objetivos que orientan el funcionamiento del poder político. 
 
- ¿Qué análisis puede realizar de esas políticas en Argentina?
- Este gobierno no hace política, aplica cálculos matemáticos. Hay una mala comunicación y una redirección de acciones políticas a sectores de mayores ingresos. Hay una reversión del sentido de las políticas públicas que se vinieron desarrollando en los últimos 20 años. Sectores del alto poder financiero son los que están orientando la acción de gobierno.
 
- ¿Busca despolitizar áreas claves?
- Tradicionalmente, los sectores del poder económico presentan sus decisiones políticas como apolíticas, pero son intentos de despolitizar decisiones que hacen a la organización política de una sociedad. Desde fines del siglo XX se vivió una recuperación de la política porque se recuperó un conjunto de cuestiones que eran presentadas como ajenas a la política, por ejemplo la economía y la salud. Ahora hay un intento de despolitizar las decisiones políticas. Cuando el Presidente se refiere a los que “cayeron” en la escuela pública o habla de los resultados de la evaluación de la educación, está ocultando que la calidad de la educación pasa por la condición social de los chicos. Porque si el chico va a la escuela sin un buen desayuno va a tener un rendimiento peor que aquel que desayunó y va a la misma escuela pública. Hablan de los dibujos numéricos para no hablar de las condiciones sociales de vida que debe sufrir una parte importante de nuestra infancia y nuestra juventud. Entonces despolitiza el asunto al igual que cuando se refiere a los maestros. 
 
- ¿Qué rol le asigna a las universidades en este proceso?
- Hay un desafío adicional a la función tradicional de la universidad que es la formación de cuadros de alto nivel académico para la investigación, la docencia y el desarrollo. La universidad pública está empeñada en la potenciación de las condiciones de desarrollo y equidad de los territorios en los cuales está emplazada, porque no puede ser ajena a la realidad. Las universidades tienen un papel relevante en la formación de recursos y creando condiciones para que mejore la calidad de la enseñanza en la primaria y la secundaria que luego repercute en la universidad. En términos de proyección tiene una función muy importante, una especie de revolución social integral que significa la presencia de una universidad en determinado territorio, por eso a mucha gente no le gusta que en sectores de menores niveles de ingreso se instalen tantas universidades. Porque los sectores de privilegio prefieren que haya algunas universidades tradicionales para que los que vive lejos se tengan que trasladar, que es una forma de decirle “mirá lo lejos que estás”. La ampliación del número de universidades es una forma de ampliar las condiciones de acceso a sectores que de otra manera se verían privados de ella. La universidad, al igual que el colegio secundario, le abre la cabeza a la gente y a la sociedad, muestra los mundos que existen. Ese es el papel, no sólo formar buenos profesionales.    
 
- ¿Quieren darle un rol utilitario?
- No sé si es así. No les gusta. Tenemos un Ministro de Educación que se presenta ante los empresarios como su “gerente de recursos humanos”. Nunca un Ministerio cayó tan bajo.
 
- ¿Qué opinión tiene de lo que muchos llaman un “cambio de ciclo”?
- La expresión no me gusta porque parece una ruleta con cierto mecanicismo. Yo me pregunto por qué los proyectos nacionales y populares son muy eficaces para sacar a los países de las crisis y, en determinado momento, el éxito que tienen en esa primera etapa provoca una reconfiguración de las fuerzas sociales y algunos sectores plantean que hay que salir. Tenemos que preguntarnos cuál es la reconfiguración que permitiría pasar de la etapa de reactivación a una etapa de desarrollo sostenido. Es un tema que debería trabajarse para explorar respuestas porque si no corremos el riesgo de que la propia dinámica lleve a una nueva crisis y así sucesivamente. El desafío es prepararse para saber qué hacer en el caso que esto sea así y finalmente haya una crisis.
 
- ¿Las movilizaciones de marzo son el comienzo de algo?
- Las movilizaciones representan un malestar en la población y las heridas que abre el discurso oligárquico del gobierno. La pregunta es después qué, cómo se traduce políticamente el malestar social. Ese es el desafío para la política, porque no puede exigirse a los movimientos sociales lo que solamente los políticos podemos hacer que es que el malestar social se traduzca en votos.
 
- ¿Qué rol le cabe a la oposición?
- El rol de la oposición es oponerse, sino deja de ser oposición. Puede proponer alternativas, pero la idea de que debe contribuir a que el gobierno le vaya bien suena muy lindo pero si el gobierno va en contra de los intereses de los trabajadores tiene que trabajar para que le vaya bien al país.
 
- ¿Cuál es el escenario político que imagina para los próximos meses?
- El gran desafío en el contexto electoral que se aproxima es, para la oposición, ponerse de acuerdo en cada distrito y tratar de ganar la elección ahí. No hacerle el juego a cierto sector mediático que dice que la oposición busca derrocar al Presidente, no va a ser derrocado y va a seguir siendo Presidente. Esta elección va a incidir en configuración de las bancas de diputados y senadores. 


Compartí esta publicación