Jornadas en el Campus
Trabajan para lograr la accesibilidad académica en las universidades
Vie, 16/06/2017 - 08:43

Además de las modificaciones edilicias y de equipamiento en espacios de diseño universal, los especialistas coinciden en que el desafío está en pensar el acceso al conocimiento en los diferentes campos disciplinares.

 
La magister María Alfonsina Angelino y la licenciada María Eugenia Almeida integran un grupo de profesionales de amplia trayectoria en materia de accesibilidad en la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) y, desde hace unos años, trabajan conjuntamente con la Comisión de Accesibilidad y Derechos Humanos dependiente de la Secretaría de Bienestar de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM). Como parte del vínculo y en el marco del Proyecto de Apoyo al Desarrollo y Fortalecimiento de Capacidades Institucionales para la Atención de Necesidades de Personas con Discapacidad en el Ámbito de la Enseñanza Universitaria, las profesionales desarrollaron una Jornada Taller en el Auditorio del Campus.

 
En diálogo con la Secretaría de Comunicación Institucional de la UNVM, Angelino destacó la vinculación entre las casas de altos estudios para empezar a pensar propuestas de formación y registros nuevos. “El intercambio siempre es muy enriquecedor porque hay tradiciones y experiencias distintas, búsquedas que confluyen de acuerdo a las historias de cada universidad, fortalezas y obstáculos, tensiones y dilemas que nos posibilitan, quizás, transformar los propios espacios a partir de esa conversación”, reflexionó.

 
Consultada acerca de las necesidades y potencialidades del sistema de educación superior universitario en Argentina, Angelino hizo hincapié en que el debate actual “pasa por la accesibilidad académica”, porque a partir de la discusión del acceso desde una perspectiva tradicional se lograron algunas modificaciones edilicias y de equipamiento “para pensar espacios más anclados de lo que sería un diseño universal y que cualquiera que quiera pueda recorrer, habitar, permanecer y egresar, más allá de las características singulares”. Sobre este aspecto dijo que la accesibilidad académica está relacionada a las trayectorias y los currículums singularizados y “sigue siendo una deuda” porque “implica pensar en los campos disciplinares, el acceso al conocimiento y la posibilidad de la producción del conocimiento a partir de distintos formatos, registros y lógicas”.

 
No obstante, afirmó que en las universidades “hay una apertura a imaginar que la educación pública necesita discutir algunas de sus lógicas para pensar sus prácticas excluyentes”.

 
Por su parte, Almeida sostuvo que durante la Jornada se discutió sobre “las implicancias y consecuencias prácticas que tiene pensar la accesibilidad académica y qué efectos materiales tendría sumarla como una definición de política pública”. Asimismo, subrayó los avances de la UNVM en el Circuito Mínimo Accesible y la necesidad de ir hacia un Circuito Máximo Accesible.

 
“El desafío es pensar los espacios físicos, su amigabilidad y accesibilidad, dos aspectos fundamentales no solo para las personas con discapacidad; la accesibilidad en comunicación que también mostró avances en pensar modos de comunicar que deben fortalecerse, como la realización de productos audiovisuales accesibles; y la accesibilidad académica que tiene que ver con pensar prácticas pedagógicas y se vincula con el conocimiento desde formas no unívocas”, enumeró.

 
Según la especialista, en la actualidad “se cree que pensar un conocimiento abierto es bajar la calidad académica cuando en realidad se la potencia, porque la propuesta de accesibilidad académica no tiene que ver con devaluar sino con expandir lo que se hace”.

 
El proyecto
La iniciativa impulsada por la Comisión de Accesibilidad y Derechos Humanos surgió con el objetivo de promover las prácticas inclusivas a partir de una convocatoria realizada por la Secretaría de Políticas Universitarias de la Nación (SPU) a todas las Universidades Públicas del país. Dentro de las diferentes actividades propuestas por este proyecto de accesibilidad académica aprobado por el organismo nacional se destaca la confección de materiales de difusión de buenas prácticas, la realización de encuentros, cursos y talleres para la comunidad universitaria.


Compartí esta publicación