Clase abierta
Comunicación y Universidad
Mié, 08/08/2018 - 09:34

El periodista, académico y ensayista en temas de medios, Omar Rincón, brindará una clase abierta en el marco de la cátedra de Opinión Pública y Periodismo de la Licenciatura en Comunicación Social, dependiente del Instituto de Ciencias Sociales. La actividad tendrá lugar el martes 21 de agosto, a las 16, en el Campus de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM).

 

El profesional abordará los desafíos comunicacionales de las universidades para los próximos años. 

Rincón participó en la III Conferencia Regional sobre Educación Superior de América Latina y el Caribe (CRES 2018) donde consideró que el desafío es “profundizar el diálogo intergeneracional y poner a dialogar a Jurassic Park con The Walking Dead”.

 

Entrevistado por la Secretaría de Comunicación Institucional, el Director del Centro de Estudios de Periodismo de la Universidad de los Andes (Colombia) remarcó cuáles son los desafíos que plantea la formación de los futuros comunicadores.

 

-¿Qué desafíos plantea la educación superior desde la comunicación?
-Comunicativamente el primer reto de la universidad hoy es demostrarle a la sociedad que somos necesarios. Hoy se vende un mito de que no hay que estudiar, hay que ser emprendedor, ser Mark Zuckerberg o Steve Jobs, y bajo ese principio todos los que son ricos hoy no fueron a la universidad. Sé millonario emprendedor y no vayas a la universidad. Creo que toca recuperar que la universidad tiene un valor inmenso, que no creamos genios sino que creamos masas genias, no creamos un individuo, sino universos. Y esa es la diferencia: la sociedad no marcha por un individuo sino por un colectivo social, que es lo que forma la universidad. Lo segundo que necesitamos es un pensamiento crítico; y lo tercero es que nos toca conectarnos con la sociedad, y la comunicación es el lugar para encontrarse, para escuchar la sociedad y moverse con ella.

 

-¿Qué aportes se pueden hacer desde la comunicación?
-Voy a plantear una metáfora un poco desubicada: la comunicación tiene que poner en diálogo de saberes a Jurassic Park con The Walking Dead. La mayoría de jóvenes son una manada de zombies que andan detrás de una pantalla sin espíritu y andan borregos de las redes sociales. Y los profesores somos Jurassic Park, de otro tiempo, de la sociedad moderna, crítica, pero que no comunicamos con ellos. Entonces hagamos otro tipo de cosas, un diálogo en el que nosotros le ofrecemos a los zombies ponerles almas, y ellos nos prometen ayudarnos a ser más “cool”, más conectados, más fluidos. En un respeto mutuo, porque los zombies saben mucho y los jurásicos también, dialoguemos y seremos mejores.

 

-¿Qué puede hacerse desde la academia en este sentido?
-La teoría de hoy, de las redes digitales, de la política, es “hay que escuchar al ciudadano” y los académicos somos una manada de prepotentes, de arrogantes, que creemos que hacemos calidad y el mundo nos debe algo, y nos toca bajarnos de la nube y ponerle cuerpo al pensamiento, conectarnos con la sociedad. Si no perdemos esa arrogancia pronto vamos a quedarnos hablando solos. La única forma de que tengamos existencia es generar esperanza en las nuevas generaciones y los profesores académicos estamos generando demasiada decepción y pocas esperanzas.

 

-¿Hacia dónde debería estar orientada la formación de los nuevos profesionales de la comunicación?
-Yo soy comunicador y luego soy muy crítico con la comunicación. Los comunicadores no servimos para nada, tenemos la cabeza vacía, no tenemos nada que decir. El reto del comunicador es tener mirada propia del mundo, tener qué decir, investigar y aprender a narrar. Somos inteligentes si narramos bien, no si chamuyamos conceptos. El buen comunicador es el que es capaz de conectarse con la sociedad, con las audiencias y narra bien la realidad, la sociedad contemporánea.


Compartí esta publicación