Portal de Noticias

Así lo afirmó el coordinador de la carrera que se dicta en Villa del Rosario, magister Miguel Jimeno, quien también resaltó el valor de los servicios clínicos y de laboratorio como un salto de calidad para la conjunción teórica-práctica de los estudiantes.

 

La carrera de Medicina Veterinaria perteneciente al Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), cuenta con 11 años de trayectoria. En poco tiempo y con más de mil estudiantes, logró consolidarse como una de las más significativas de la Universidad y la región centro del país.

Si bien el camino a recorrer aún está iniciando, pudo unir la formación teórica con la práctica ofreciendo diversos servicios que permiten a los estudiantes trabajar empíricamente en el área de incumbencia. El coordinador de la carrera, magister Miguel Jimeno, habló del perfil de estudiante, servicios y el recurso humano que forma parte de la sede ubicada en Villa del Rosario. “Tenemos un capital humano excelente”, sostuvo.

– ¿Qué diferencia Medicina Veterinaria de la UNVM con las del resto del país?
– Estamos saliendo al mercado a competir con universidades que están establecidas desde hace mucho tiempo y que son reconocidas, pero aun así nos eligen. Puede ser una cuestión de beneficio. Estamos en el centro del país. Si vivís en Salta no es lo mismo que ir a Buenos Aires o Villa del Rosario, por una cuestión no solo de distancia, sino también de costos. Ese es el primer motivo de elección.

Después, comparando podemos ver que en cuanto a equipamiento, sobre todo en el Hospital de Pequeños Animales, no tenemos nada que envidiar a ninguna universidad de larga trayectoria. Tenemos equipo digitalizador, placas radiográficas, ecógrafos, espacio quirúrgico, y respecto a ciertos lugares estamos muy bien.

Tenemos un material humano de muy buena calidad, sobre todo en áreas muy específicas como son las de clínica y la cirugía. No solamente en la formación, sino en la transmisión de esos conocimientos. Tenemos un capital humano excelente. Lo que saben lo dan. Los estudiantes están muy satisfechos.

– ¿Cuál es el perfil de la carrera?
– Nuestro plan de estudio considera un médico veterinario generalista capaz de trabajar en diversas áreas. Tenemos 46 incumbencias que van desde el manejo reproductivo, de producción, la salud, sanidad, la salud pública, el control en frigoríficos, control en los establecimientos de manufactura de alimentos frescos y en políticas que tengan que ver con el establecimiento de un estatus de salud adecuado, poblacional. También diagnóstico por imágenes, laboratorio de análisis clínicos, cirugía. Tenemos infinidad de posibilidades.

– ¿Qué servicios se ofrecen?
– La carrera ofrece diversos tipos de servicios. Tenemos un Hospital de Pequeños Animales consolidado, con un equipo de cirugía permanente, internación, equipos de guardia, formado por alumnos y docentes a cargo.

En laboratorio de Análisis Clínicos tenemos el laboratorio de Histopatología. Allí permite tomar muestras en algún animal que este bajo la sospecha de algún crecimiento anormal. Se puede conocer que tipo celular es el que está cambiando la conformación de un determinado tejido. Ese servicio esta para la comunidad en general.

Ofrecemos servicio de Hematología y Bioquímica Sanquínea. Allí se realizan análisis igual que a los seres humanos y por supuesto exámenes hematológicos completos.

Tenemos un banco de sangre con diferentes tipos sanguíneos caninos. Se busca la compatibilidad sanguínea y se puede acompañar al cirujano. A veces hay necesidad de transfusiones o se necesitan para algunas patologías de curso crónico como fallas renales. Ese laboratorio de sangre y hemoderivados permite hacer otros tipos de trabajo como plasma y se van a ir desarrollando.

Tenemos de Agua y Efluentes donde se hacen análisis físicos químicos del material obtenido de los efluentes que se generan en los tambos, en criaderos de cerdos por ejemplo. Está prestando servicio. Son las municipalidades las que re quieren con regularidad verificar la situación de las aguas.

Otro laboratorio es el de Embriones donde se trabaja con ovarios de matadero, se sacan los ovocitos in vitro, se maduran, se fertilizan y se preparan embriones y se congelan. Se pretende implantar en bovinos y tener esa cría de manera artificial.

En el de Bioquímica se hacen diferentes estudios de cultivos celulares del intestino delgado de cerdos. Identificando los diferentes colonias bacterianas que se desarrollan en cerdos recién nacidos. Se busca mapear las bacterias que empiezan a colonizar tempranamente el intestino. Pueden volverse patógenas.

Todos esos laboratorios tienen una participación activa de alumnos, algunos con medias becas o porque son parte de una rotación de la asignatura Medicina Aplicada I que es donde empiezan aplicar los conocimientos.

– ¿Cuál es su importancia?
– Los estudiantes ven en la clínica el problema, sospechan de alguna enfermedad, sabe que puede presentar cambios y entonces solicita esos análisis para confirmar y con eso cierra el proceso de aprendizaje.

Los alumnos van rotando. Arranca en marzo y se distribuye en 4 equipos de guardias. Todos pasan la misma cantidad de veces por pequeños animales, grandes y laboratorio. Todas las mañanas se hace este trabajo de guardia y algunos permanecen por la tarde.

– ¿Qué impacto tuvo la implementación de esta carrera en Villa del Rosario?
– Causó un impacto trascendental en el cambio de la población y servicios. Hay 1000 alumnos, no todos viven pero la mitad toma a Villa del Rosario como ciudad durante cinco años y medio que dura la carrera.
Se desarrollan actividades paralelas como inmobiliarias, construcción, gastronomía, ropa. Hay todo un proceso económico que acompaña a esta invasión de alumnos a la ciudad. Desde el punto de vista social participan en actividades de la ciudad, en peñas, competencias deportivas. Le ha cambiado la vida a la ciudad.

Perfil del entrevistado
Miguel Jimeno es coordinador de la carrera desde el 201 y docente concursado de la materia Patología Médica. Nació en Buenos Aires y egresó como Médico Veterinario en la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC). Posteriormente realizó una maestría en Anatomía y Fisiología.