Portal de Noticias

Internacionales


Movilidad: La UNVM adhirió al Programa PILAvirtual

Movilidad: La UNVM adhirió al Programa PILAvirtual

Permite a sus estudiantes cursar en el extranjero desde la virtualidad. El Programa está integrado por universidades de Colombia, México y Argentina.

Con el objetivo de ofrecer a estudiantes regulares de grado la oportunidad de cursar parte de sus estudios en el extranjero, la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), a través de la Secretaría de Internacionalización, adhirió al Programa PILAvirtual que permite el cursado de un período académico desde la virtualidad.

Esta propuesta cuenta con la posibilidad de reconocimiento de los espacios curriculares aprobados en la universidad de destino y está integrada por Colombia, México y Argentina. Se trata de una experiencia piloto abierta a las Instituciones de Educación Superior (IES) que desean promover la internacionalización integral mediante el intercambio de estudiantes de carreras de grado en modo virtual, con el fin de enriquecer su formación académica, profesional e integral, y permitir el logro de una visión internacional en su formación universitaria.

A diferencia de otras convocatorias, en este caso se busca promover el cursado de espacios curriculares específicos ofrecidos 100 por ciento virtual por las IES participantes a raíz de las dificultades de intercambio provocadas por el Covid-19.

Las y los interesados pueden postular hasta el 20 de julio, a las 15. Esta convocatoria cuenta con espacios curriculares ofrecidos en Colombia y México. El instructivo, las bases y el formulario de postulación se encuentran disponibles en www.si.unvm.edu.ar.

Promig: Una experiencia en Cartagena de Indias

Promig: Una experiencia en Cartagena de Indias

En el marco del Programa de la Secretaría de Internacionalización, conocemos un proyecto de investigación-acción-participación de la Unisinú. Se desarrolla en Villa Corelca con el objetivo de mejorar las condiciones socioeconómicas del sector.

Cartagena de Indias se declaró independiente en 1811 y fue heroica desde agosto de 1815. Sus habitantes por entonces soportaron 105 días de hambre a raíz del cerco que ordenó Fernando VII a Pablo Morillo para reconquistarla. La resistencia duró hasta diciembre cuando los cañonazos, la falta de víveres y agua se impuso habiendo provocado la muerte de casi la totalidad de la población que eligió no entregarse a los conquistadores. Años más tarde, en 1819, la campaña libertadora alcanzó la independencia comandada por Simón Bolívar. Batallas, corsarios, piratas, cólera, invasiones, inquisición, desigualdad, pobreza. Dentro de los ocho kilómetros que quedan de muralla se escuchan relatos que acompañan los paseos por sus calles angostas.

El calor se deja disfrutar con el colorido que se impuso a la arquitectura colonial. Pegado al centro histórico, Getsemaní. Cuna de luchas. Un barrio mural (decenas de artistas decoran sus muros en impresionantes murales pintados con aerosol). La barriada se llena hostels (miles de turistas internacionales se alojan en sus hostales para vivir la experiencia de recorrer sus calles adornadas con guirnaldas, lucecitas y paraguas) entremezclados con las casonas de sus antiguos habitantes que exhiben un origen más popular.

A pocas cuadras, el Castillo San Felipe. Una fortificación construida por la colonia española en 1657. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984. Está ubicado a 40 metros de altura, lo que permitía atacar desde lo alto el avance de los enemigos. Por años, la defensa de la ciudad fue prioritaria. Hoy lo es el turismo. Sus calles están pobladas de extranjeros hasta pasando Bocagrande (la Miami con acento francés). Disfrutan de sus playas o visitan algunas cercanas, como Baru, saliendo desde el muelle.

En medio de un tránsito por momentos caótico que se construye a bocinazos, en Cartagena conviven diversos sistemas de transporte. Las busetas que recogen pasajeros hasta rebalsarse, TranCaribe (modernos colectivos que cuentan con un sistema de transferencia de pasajeros), taxis tradicionales, In Driver (una especie de Uber), colectivo (taxis sociales que juntan pasajeros y dividen el costo) y mototaxis (unas 70 mil motos de 125 cilindradas que conquistaron distintos sectores de la ciudad y se convirtieron en el medio de transporte más rápido y económico, aunque ilegal).
Desde el mercado Bazurto hacia afuera es otra Cartagena. Menos turística, muestra a los cartageneros haciendo la diaria. También se evidencia aún más la desigualdad, las migraciones internas y los nuevos migrantes. En un país en el que el conflicto, la desigualdad y la corrupción son monedas corrientes, América Latina se expone y camina. Uno de esos casos es el de Villa Corelca, una barriada en la que se respira lucha.

Vivir en medio de las torres

Durante mi estadía en la Universidad del Sinú seccional Cartagena recibí de parte de Jorge Reyna la invitación del profesor de la Universidad Enrique Ochoa, en compañía del líder comunal Carlos Prieto, para conocer Villa Corelca, barrio donde desarrollan su proyecto de investigación-acción-participación con el objetivo de montar una empresa “productora de traperos” que al ser puesta en proceso productivo mejore las condiciones socioeconómicas de vecinos y vecinas del sector. Al mismo tiempo, el equipo de investigación colabora para promover políticas públicas tendientes a facilitar el acceso a derechos fundamentales y a legitimar la lucha de las y los habitantes que lleva más de 30 años.

Tomamos un taxicolectivo que nos dejó en un hogar para mayores adultos que funciona en el barrio San Fernando, sector César Flores, donde está ubicado el centro de día “abuelos dejando huellas”. Pudimos hablar con las personas que allí esperaban su almuerzo y compartir experiencias. De allí caminamos unas cuadras y tomamos otro taxi que nos depositó en el corazón del sector. El ingreso no es sencillo. Las calles angostas y las trepadas hacen complejo el acceso. Según nos dicen, los habitantes son escépticos con relación a las posibilidades de conseguir que el Estado resuelva situaciones que llevan décadas en materia de seguridad, ambiente y demandas sociales y habitacionales.

Las torres de alta tensión que irrumpen en el medio de las calles son lo más sorprendente del paisaje, por su peligrosidad y por su tamaño. En el trayecto conocemos la historia. Para saber por qué esta población se instaló en ese sector hay que remontarse a la década del ’80 cuando diferentes comunidades de Colombia se vieron obligadas a abandonar sus tierras ante la presión de “grupos al margen de la ley” y a desplazarse dentro del territorio colombiano. Decenas de familias llegaron a la ciudad de Cartagena y se establecieron en la zona. Así comenzó a poblarse Villa Corelca, con una comunidad desplazada por la violencia de sus territorios que ante la indiferencia del Estado decide tomar terrenos baldíos aledaños a lo que era la empresa Corelca.

Desde los comienzos, sus habitantes sienten vulnerados sus derechos. En primer lugar, por la empresa dedicada a la producción y distribución de energía en las zonas industriales de Cartagena. Pero también por Tenaris-Tubo caribe, organización que produce tubos y varillas en hierro. En ambos casos advierten sobre las malas prácticas ambientales, la negación del acceso al empleo para los habitantes de la zona, y la poca información que ofrecen para evaluar sus mecanismos de responsabilidad social frente a las comunidades aledañas.

El proyecto de investigación-acción-participación el cual lidera Ochoa es preciso acerca de los diagnósticos. Allí establece que “la omisión gubernamental, e incluso la carencia de objetividad y de planeación por parte del Estado, sobre todo en preferir a los sectores poderoso de la economía, para la protección de sus intereses, que el apoyo que se le pueda brindar a los sectores vulnerables, en razón de la poca capacidad de defensa, proveniente precisamente de la carencia de poder”.

Ante ello proponen la creación de una empresa como oportunidad para que esta población vulnerable pueda mejorar sus condiciones de vida y “encontrar una respuesta ante la pobreza, la desigualdad, el desempleo y la exclusión”.

*Texto Publicado en El Diario (14/06/2020)

Aislamiento por el coronavirus: cómo se vive en otro país

Aislamiento por el coronavirus: cómo se vive en otro país

Estudiantes de la UNVM que se encuentran en Colombia cuentan la experiencia de pasar estos días lejos de Argentina.

Una consigna se impone: quédate en casa. Pero muchos tienen que pasar este asilamiento lejos, fuera de casa. Esa es la situación de estudiantes de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) que se encuentran realizando un proceso de movilidad estudiantil en Cartagena de Indias, Colombia. Desde esa ciudad relatan cómo viven estos días ante las medidas tomadas para evitar la propagación del Covid-19.

“El coronavirus está impactando acá también y vivirlo a distancia hace reflexionar sobre asuntos de las vidas personales. Hoy se extrañan las familias y los amigos, porque estamos distanciados, pero nos sentimos bien acompañados y es uno de los aprendizajes que más valoro”, describió Jorge Reyna.

Actualmente vive en una casa de barrio Almirante Colón, a unos 50 minutos del Centro Histórico, junto a estudiantes de México y Argentina. “Acá estamos aplicando las normas que exigen los gobiernos, nacional y el municipal, y hace desde el domingo que no salimos porque la dueña de casa tiene problemas asmáticos, entonces decidimos estar sin contacto con la zona de comercios y turismo”, agregó.

 

 

Como medida principal, los habitantes de la casa decidieron no ir a la playa, ni al Centro Histórico. “Estamos en cuarentena y se dictó un toque de queda de 18 a 4 de la mañana, por eso estamos aplicando la vida casera, con juegos de mesa, charlas y afianzando las relaciones con las personas con las que convivimos”, explicó.

En la casa son ocho personas conviviendo las 24 horas, por lo que establecieron “normas generales” para “respetar” los espacios. “Somos personas que no nos conocemos en profundidad porque hace poco que estamos juntos, pero es un proceso que llevamos con calma y de la mejor forma, confiando en la capacidad de los gobiernos y los profesionales para que se pueda resolver este tema”, reflexionó.

Según el estudiante, la mejor manera de colaborar es “quedándose en casa y tratar de que no se propague el virus”.

Por su parte, Anabela Kern también opinó sobre la situación que se vive en Colombia para hacer frente a la pandemia. “Se tomaron una serie de medidas similares a las de Argentina, salvo que hay toque de queda desde las 18 horas, las clases se suspendieron, se cerraron las fronteras, y no hay colectivos de media y larga distancia”, manifestó.

 

 

Junto a Agustina, otra estudiante de la UNVM, comparten una casa en barrio Los Corales, muy cercano a la sede de la Universidad del Sinú donde cursan sus estudios de grado. “En lo personal es bastante duro porque rompe con la cotidianidad que veníamos teniendo, fue un gran choque tener que quedarnos encerradas con una vida lo más pausada posible: no poder ver a los amigos, no ir a clases, no transitar por lugares concurridos. Pero estamos atravesándola con otros métodos y esperando que pase lo más pronto posible y que seamos responsables teniendo las precauciones pertinentes para que no se propague”, remarcó. Asimismo, y pese a que “a la distancia se agranda la preocupación”, se mostró “agradecida” por estar “bien acompañadas”.

Reyna y Kern hicieron hincapié en el bienestar personal y en lo gratificante de la experiencia de intercambio que continuará hasta junio. “Hemos aprendido una cantidad de cosas interesantes en este período, en lo personal y lo académico fue un tiempo de gran crecimiento, de conocer nuevos modos de vida, nuevas comidas, personas de otros países, entre otras cosas”, subrayaron.

Cabe destacar que el programa de movilidad estudiantil es impulsado por la Secretaría de Internacionalización de la UNVM.

Trabajo conjunto con Universidad de Estados Unidos

Trabajo conjunto con Universidad de Estados Unidos

Docentes de la University Of Tennessee, Estados Unidos, visitaron la UNVM con el objetivo intercambiar experiencias y estrechar lazos para la realización de trabajos conjuntos.

Los investigadores Agustin Rius, Tomás Martín Jiménez, Adam Willcox y la profesora Sara Mulville provenientes de Knoxville, Estados Unidos, fueron recibidos por el rector de la UNVM Luis Negretti, la decana del Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas Carolina Morgante, el secretario de Investigación y Extensión de este Instituto, Carlos Berra; la secretaria de Internacionalización Cecilia Conci y la coordinadora de Movilidad, Laura Prato en la sede del Rectorado.

Durante la reunión, se presentaron las diversas actividades académicas y de internacionalización que lleva a cabo la UNVM. Además, los presentes pudieron conocer los programas de estudio, programas de grado, becas y voluntariado de la universidad que es insignia de Tennessee y la principal institución de investigación pública.

Posteriormente, en el campus, los investigadores, mantuvieron reuniones con pares del Instituto de Ciencias Básicas. En la oportunidad intercambiaron  información sobre proyectos de de investigación y extensión vinculados a la producción bovina.

Presencia local en encuentro internacional Pyme

Presencia local en encuentro internacional Pyme

La reunión se realizó en la ciudad de Santa Marta, Colombia, y se trataron temas relacionados a las investigaciones conjuntas.

El docente de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), Nicolás Beltramino, participó de la reunión organizada por la Fundación para el Análisis Estratégico y Desarrollo Pyme (FaedPyme) que se realizó en la ciudad de Santa Marta, Colombia, en carácter de coordinador del nodo Argentino junto a la Universidad Nacional de la Plata y la Universidad Nacional de Flores. Esta Fundación nació para dar soporte jurídico a la Red de Universidades e Instituciones de Investigación en Micro, Pequeñas y Medianas Empresas.

Durante la actividad se trataron temas relacionados a las investigaciones conjuntas que se están llevando a cabo en la red, los avances en la creación de un Observatorio y la implementación de la cotutela para los doctorados a efectos de conseguir doble titulación y potenciar la investigación sobre el tema.

Por otra parte, en el marco de la misma visita se realizó un encuentro en la Universidad del Sinú con el objetivo de analizar la posibilidad del desarrollo de investigaciones colaborativas entre ambas unidades académicas. En esta oportunidad, se consensuó la realización del proyecto de investigación “La gestión del capital intelectual y sus efectos sobre la innovación y el rendimiento de las Pymes”, dirigido por Beltramino.

La intención de este acuerdo con la Universidad del Sinú es lograr que se replique el proyecto en la región de Cartagena de Indias para luego efectuar un análisis comparativo entre ambas realidades.

Internacionalización: estudiantes firmaron compromisos

Internacionalización: estudiantes firmaron compromisos

Cursarán en universidades de México, Colombia y Brasil. La firma que oficializa la movilidad se concretó en el Campus.

En el marco de los Programas de Movilidad Internacional promovidos por la Secretaría de Internacionalización (SI) de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), se llevó a cabo la firma de compromiso estudiantil por parte de los/as alumnos/as de las sedes Villa María, Córdoba y Villa del Rosario que cursarán el primer cuatrimestre de 2020 en diferentes universidades de México, Colombia y Brasil.

De esta manera, se iniciaron oficialmente los procesos de intercambio estudiantil que la UNVM concretó mediante programas propios y convenios bilaterales con las casas de altos estudios extranjeras, y a través del Programa de Intercambio Académico Latinoamericano (PILA) que a nivel nacional busca promover la internacionalización de la educación superior y fortalecer los lazos de cooperación entre Colombia, México y Argentina.

Instituto Académico Pedagógico de Cs. Sociales

– Arce, Marcos Santiago; Centro Federal de Educación Tecnológica – CEFET/RJ, Brasil
– Comba Florencia; Instituto Tecnológico Superior de Poza Rica, México
– De Rosas, Malena Alejandra; Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, México
– Dellamaggiore, Giuliana; Universidad Tecnológica de Tula, México
– Reano, Agustín; Universidad Simón Bolívar -Sede Barranquilla, Colombia
– Reyna, Jorge Paulo; Universidad del Sinú – Sede Cartagena, Colombia
– Soria, Martina; Universidad Surcolombiana, Colombia
– Vespasiani, Agustina Marlena; Universidad del Sinú – Sede Cartagena, Colombia
– Zurvera, Mirna Jesica; Universidad de Boyacá, Colombia

Instituto Académico Pedagógico de Cs. Básicas y Aplicadas

– Madera, Gastón Alberto; Universidad Autónoma de Baja California, México
– Marchisone, Fernando Miguel; Universidad Autónoma Chaping, México
– Romero, Ana Lucía; Universidad Autónoma Chapingo, México

Instituto Académico Pedagógico de Cs. Humanas

– Najle Yamile Noemí; Universidad Estatal de Sonora, México
– Kern, Anabela; Universidad del Sinú – Sede Cartagena, Colombia
– Piguillem, Juan; Universidad Veracruzana, México
– Rodriguez Escudero, Paula; Universidad Autónoma de Baja California, México
– Sales, María Emilia; Universidad del Cauca, Colombia

Ir al contenido